Cómo llegar a Palaigua Torre la Sal

Palaigua Torre la Sal se encuentra en un entorno privilegiado prácticamente rodeado de parques naturales.

Estamos ubicados en una playa de aguas limpias y claras en Torre de la Sal, pedanía de pescadores, junto al Prat de Cabanes, parque natural protegido. A 4 km al sur encontramos al turístico Oropesa del Mar y a 2 km los centros comerciales, parques temáticos y el Balneario de Marina D’Or. Hacia el este, el Mar Mediterráneo con las Islas Columbretes, y al Oeste, las montañas, destacando el Desierto de las Palmas.

 

 

 

Torre la Sal

Palaigua se encuentra ubicada en la misma arena de una playa casi natural, rodeada de un entorno privilegiado ya que mantiene una vegetación verde  y abundante que la convierten en un lugar casi único en nuestra costa levantina, generalmente masificada y con edificios muy cerca del mar. De hecho, a unos pocos cientos de metros de Palaigua está el famoso Marina d’Or, por lo que es un buen lugar para que los residentes de esta ciudad de vacaciones, puedan cambiar de contexto durante unas horas, arrimándose a esta playa menos masificada y más natural y pudiendo disfrutar de nuestras actividades que además, no se ofrecen en Marina d’Or.

A pocos metros de Palaigua, se ubica la mítica Torre de la Sal, restaurada y visitable. Esta torre que fue conocida también como Torre de Cabañas,  se ubica junto a un yacimiento íbero, descubierto tras unas excavaciones realizadas en 1987,

Por declaración genérica está catalogada como Bien de Interés Cultural.  Su localización, junto a la playa, hacen más verídica la creencia de que fue una torre de vigilancia para hacer frente a las constantes incursiones de piratas que durante los siglos XIV y XV se produjeron en esta zona.

El Pueblo de Torre la Sal

El pueblo marinero de Torre la Sal es un pequeño pueblo con solo una calle y un pequeño paseo marítimo. En total, no medirá más de 300 metros de largo por 50 de ancho, de ahí, su encanto y su poca masificación. Sus casas, dan al sencillo pero bonito paseo, ubicado a sólo unos metros del mar. Posee una playa bonita, con un espigón natural de rocas y una desembocadura de río en el extremo del pueblo.

Es un pueblo con mucha historia ya que por él pasaron íberos, árabes y romanos, época esta última en la que se cree que Torre la Sal disfrutó de su mayor esplendor. Ha sido habitado durante generacionespor familias de pescadores y comerciantes. Hoy es un pueblo residencial ocupado, sobretodo, en épocas estivales, aunque sigue habitándolo durante todo el año algunas familias oriundas.

Al ser lugar de intercambios comerciales y zona donde atracaban barcos para efectuar los mismos, se han encontrado a escasos metros de la costa abundantes restos arqueológicos de antes de Cristo, como son ánforas de diferentes medidas y formas que se utilizaban para guar vino o resina de pino, utilizada para la construcción de barcos. También, material metálico, como por ejemplo, un ancla de 140 cm de metal y madera, proveniente de las costas de Italia.

Además de esto, en el pueblo se dice que hay una ciudad sumergida a pocos metros de la costa que, desde el aire y si las condiciones son buenas y las algas no lo cubren en ese momento, se pueden ver perfectamente las calles de la misma.

  • Diferentes estudios de los restos arqueológicos del siglo I-II a.c. encontrados enfrente de Torre la Sal pertenecientes a hundimiento de barco:

http://repositori.uji.es/xmlui/bitstream/handle/10234/44563/A_Fernandez.pdf?sequence=3

https://www.ugr.es/~arqueologyterritorio/PDF14/8-Mateu.pdf

  • Estudio sobre la historia de Torre la Sal y alrededores

http://www.gulliveria.com/cabanes-en-castellon/

  • Diferentes rutas para hacer a pie desde la playa de Morro de Gos (Oropesa), Marina d’Or y otros puntos, hasta Torre la Sal:

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/orpesa-oropesa-del-mar-torre-de-la-sal-por-la-playa-13305771

Paraje Natural del Prat de Cabanes

Otro gran interés por el que arrimarse a Torre la Sal es que está situado justo al lado del extremo sur del Paraje Natural del Prat de Cabanes que tiene sus límites en la misma orilla del mar. En su litoral, de más de 9 km. de extensión, se suceden una playa natural y otra de aspecto rústico, ambas de arena y bolos, que son muy apreciadas por los turistas. En este paraje, como en la playa de Torre la Sal, además de disfrutar de un buen baño, es recomendable realizar alguno de los itinerarios establecidos para descubrir este espacio natural en el que es posible encontrar interesantes especies endémicas de flora y fauna de gran valor ecológico.